Aves January 29, 2020

Sulfonamidas - Diaminopirimidinas y su uso en la avicultura

por Sanfer Salud Animal.


Actualmente contamos con una variedad de agentes antimicrobianos para combatir diversas infecciones bacterianas, sin embargo, la terapia antibiótica debe enfrentar a su vez, desafíos importantes que cada día reducen las opciones. Uno de ellos es la resistencia de los microorganismos, el otro es el aseguramiento de la sanidad y bienestar de los animales, produciendo una carne segura, sana y de excelente calidad destinada al consumo humano. De manera que los antibióticos deben ser utilizados de forma prudente y racional para evitar la diseminación de resistencias bacterianas o toxicidad en animales y seres humanos.


Las sulfonamidas fueron los primeros agentes quimioterapéuticos eficaces que se emplearon de manera sistemática en la prevención y cura de las infecciones bacterianas. Las modernas preparaciones de sulfonamidas, mejoradas con diaminopirimidinas como el ormetoprim, aditoprim, baquilotrim y obviamente el trimetoprim, han destacado por su potencia, espectro, efectividad e inocuidad. El desarrollo de la combinación de Sulfamonometoxina + trimetoprim ocurrió en Japón y dada su eficacia, se extendió a otros países.


Las sulfonamidas se han clasificado por su velocidad de absorción y excreción, en general, se desea que un antibiótico se absorba rápidamente y se elimine lentamente del cuerpo de los animales, si se elimina rápido, la exposición de las células renales al fármaco se incrementa, por lo que el potencial daño también aumenta.



La sulfamonometoxina es un fármaco que pertenece al grupo de las sulfonamidas, es de acción prolongada y presenta ventajas como la baja toxicidad con respecto a otras sulfas; se administra cada 24 horas; en el caso de las aves no ocasiona disminución de la postura y no afecta la pigmentación.

MECANISMO DE ACCIÓN DE LAS SULFONAMIDAS


Las sulfonamidas son antibacterianos bacteriostáticos, porque no destruyen, sino que evitan el desarrollo del agente bacteriano. Son análogos estructurales y antagonistas del PABA (ácido para amino benzoico) e impiden la utilización de este compuesto para la síntesis del ácido fólico. Este a su vez actúa en la síntesis de timina y purina. Esta acción se ejerce por competencia de una enzima bacteriana responsable de la incorporación de PABA al ácido dihidrofólico. El tetrahidrofolato es un componente esencial de las coenzimas responsables del metabolismo celular que participan en la síntesis de bases púricas. El efecto sinérgico de las sulfonamidas asociadas a trimetoprim se debe a la inhibición secuencial de esta vía metabólica. Los derivados de la 4-aminopirimidina (trimetoprim, ormetoprim, aditoprim) bloquean a la enzima tetrahidrofolasa, responsable de reducir el ácido dihidrofólico a su forma activa: el tetrahidrofólico. El efecto secuencial en una misma vía metabólica, primero de la sulfonamida y luego del trimetoprim, por ejemplo, causa una potencialización que se ha estimado en 20 veces superior al efecto sumado de ambos fármacos por separado.
 

SULFONAMIDAS Y DIAMINOPIRIMIDINAS Y SU USO EN LA AVICULTURA


La combinación Sulfamonometoxina y Timetroprim forman un antimicrobiano de amplio espectro para el control de enfermedades digestivas y respiratorias, altamente efectivo contra enfermedades bacterianas como Coriza, Pasteurelosis, Colibacilosis, Salmonelosis y causadas por protozoarios como Coccidiosis. Gracias a la sinergia de ambos principios activos se incrementa su volumen de distribución a nivel tisular y en el caso del tejido pulmonar y los sacos aéreos es muy útil para problemas de aerosaculitis, control de Enfermedad Crónica Respiratoria e infecciones por Staphylococcus sp.


En avicultura, las sulfonamidas se administran en su mayoría por vía oral a través de soluciones preconstituidas en el agua de bebida, pero también hay polvos o premezclas para administrar con el alimento y son la primera elección en casos de infecciones en las que el clínico esté dispuesto a proporcionar un tratamiento de 5 a 7 días.


En los casos donde se ven involucrados padecimientos con Mycoplasma gallisepticum, la sinergia de Sulfamonometoxina con un macrólido como la tilosina o espiramicina da un excelente resultado adicionado por un periodo de tres a cinco días, en agua de bebida. En el caso de pollo de engorda, sulfamonometoxina no causa ningún efecto sobre la captación de las xantofilas o sobre la pigmenación.


Efectos adversos


Antes se relacionaba el uso de las sulfonamidas con una deficiente calidad de cascarón, por causar interferencia con la anhidrasa carbónica, lo que ocasionaba alteraciones y deformaciones, actualmente las sulfonamidas modernas no ocasionan este problema.


No debe administrarse a aves deshidratadas (p.e. estrés calórico) ya puede presentarse precipitación del fármaco y ocasionar cristaluria y daño renal agudo.


Conclusiones:


• Antibiótico de amplio espectro.
• Baja toxicidad renal por Sulfamonometoxina debido a su periodo de excreción lenta.
• Baja resistencia de microorganismos, se menciona que Salmonella sp. sigue siendo un agente susceptible al efecto de esta combinación.
• No ocasiona disminución en la producción de huevo.
• Al ser utilizada como agente anticoccidiano, no interfiere con la pigmentación en el pollo de engorda.


Bibliografía.


1.- Farmacología clínica en aves. Sumano y Gutiérrez, 2006, p. 181-187.


2.- Antimicrobianos en avicultura. Departamento de Farmacología Especial y Toxicología, Facultad de Ciencias Veterinarias. Universidad Nacional de La Plata. CC 296. 1900 La Plata. Argentina.


3.- FT Daimetoprim L